Entradas

Arrancan las obras de la parroquia con la firma del Acta de Inicio

Sevilla 26-06-09. Esta mañana, en el Despacho Parroquial, se ha procedido a la firma del acta de replanteo e inicio de la obra de nuestro complejo parroquial.

Después de confirmar las medidas del solar y marcar algunos puntos de referencia, el Arquitecto director, el Coordinador de Seguridad de la obra, el Constructor y el Párroco firmaron el preceptivo documento.

firma2El lunes 29 continuarán los trabajos previos, que harán que todo esté dispuesto para la llegada de la maquinaria que iniciará el movimiento de tierras.

Por este mismo medio ofreceremos la posibilidad de hacer un seguimiento gráfico de la marcha de las obas.

ENHORABUENA A TODOS…

Primera Eucaristía en el solar de la parroquia

Para terminar un fin de semana intenso de este mes de junio de 2009, el pasado domingo día 14, fiesta del Corpus Christi, a las nueve de la noche, celebramos la primera Eucaristía en el solar donde se construirá el complejo parroquial de San Carlos Borromeo.

misasolar

La convocatoria estaba especialmente dirigida a los jóvenes, para lo cual se contó con la colaboración del grupo que ha sido confirmado recientemente y que recibió catequesis durante este año dentro de las actividades pastorales de la parroquia. Los jóvenes respondieron masivamente, aunque también participaron feligreses de todas las edades, que no querían perderse otro acontecimiento relevante de la historia de la construcción de nuestra Comunidad Parroquial. El Altar se situó en el lugar donde dos días antes fue colocada la primera piedra, señalado, además, con la reliquia de San Carlos Borromeo, que ya forma parte del culto y la veneración de nuestra iglesia.

Para los jóvenes -y para los no tan jóvenes- nuestro párroco recordó las palabras de este obispo que, según el papa Juan Pablo II, fue “un Pastor santo, un maestro iluminado, y un prudente y sagaz legislador”, y que, precisamente con motivo de la festividad que celebrábamos –el Corpus Christi-, advertía en una homilía del poder renovador y pacificador del amor de Cristo en la Eucaristía. San Carlos Borromeo hablaba en esa ocasión de los males que aquejaban a la juventud, a la familia, a la economía, a la sociedad…; y lo hacía con palabras que, salvando el lenguaje de su época, tienen mucho que ver con la reflexión que podemos hacer hoy. El, sin embargo, y por encima de todo, llamaba a la esperanza, al poder del amor de Cristo y a anunciar su Evangelio con valentía y coraje.

corpussolarAntes de la bendición final, celebramos una sencilla procesión eucarística, rodeando lo que será el edificio parroquial, en la seguridad de que la presencia de Jesús en la Eucaristía nos iluminará y guiará para llevar a buen puerto nuestros proyectos de Comunidad.

Y como fueron muchos los colaboradores que aportaron bebidas y comida para la celebración de la primera piedra del viernes, y todavía quedaba bastante, finalizamos este domingo con una pequeña fiesta, amenizada con buena música y mejor fraternidad. Gracias a todos y todas por vuestra participación, ayuda e ilusión. Si Dios quiere, y las obras marchan a buen ritmo, muy pronto volveremos a este mismo lugar a reunirnos en Su nombre.

Bendición de la primera piedra del Complejo Parroquial

El pasado viernes, 12 de junio, el Cardenal Arzobispo de Sevilla bendijo la primera piedra del futuro complejo parroquial de San Carlos Borromeo. Más de doscientos fieles se reunieron bajo una carpa, en el solar que ocupará el edificio,  en una tarde calurosa, también en lo afectivo, por la emoción que se palpaba en el ambiente y la ilusión de estar construyendo la historia de nuestra Comunidad.

Tras una introducción, en la que el arquitecto-director del proyecto explicó a los presentes el contenido básico del mismo y las fases en las que se desarrollará,  se leyó el acta que reflejaba el momento que se estaba celebrando, y un fragmento del capítulo tres de la carta de san Pablo a los Corintios. Posteriormente  tomó la palabra el Cardenal para explicar el significado de esta primera piedra de la Parroquia, que dijo,  empezaba a hacer realidad un proyecto largamente soñado por la Archidiócesis de Sevilla. Animó a los presentes a crecer, al mismo tiempo que la construcción del edificio, como comunidad parroquial, fortaleciendo la acción pastoral con el compromiso de todos. Finalmente, procedió a la bendición del bloque de mármol, que se situará justo en la mesa de altar de la futura iglesia, como pedestal de la reliquia que el mismo Cardenal regaló a la Parroquia en la Eucaristía de toma de posesión de nuestro párroco.

La piedra es un rectángulo de mármol blanco en cuya cara frontal está esculpida la inscripción “humilitas”, lema del episcopado de San Carlos Borromeo. En el acto se explicó que no sólo se eligió la inscripción por pertenecer al santo titular, sino porque la humildad es uno de los dones que deseamos para nuestra comunidad parroquial. Debajo del término latino, aparece una inscripción conmemorativa: FUE BENDECIDA Y COLOCADA ESTA PRIMERA PIEDRA DE LA PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO, DE SEVILLA, EL 12 DE JUNIO DE 2009, POR EL CARDENAL AMIGO VALLEJO, ARZOBISPO DE SEVILLA. En la cara superior de la Piedra, sobre la que descansará la citada reliquia, aparece otra inscripción latina: SUPER HANC PETRAM, AEDIFICABO ECCLESIAM MEAM (SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA).

primerapiedra2Junto a la primera piedra se sepultaron otros objetos de gran simbolismo: D. Jesús Maya Sánchez, Vicario Episcopal de la zona Sevilla Ciudad I depositó copias del Decreto de creación de la Parroquia y del decreto de nombramiento del párroco; D. Mariano Pérez de Ayala Conradi y D. José Luís Peinado Merchante, como protagonistas de las conversaciones entre el Ayuntamiento y la Diócesis para la cesión de los terrenos, depositaron copias del Acuerdo de dicha cesión y de las Escrituras del mismo;  los jóvenes que se confirmaron en la Catedral hace unos días, aportaron un álbum de fotos que recoge las actividades de este año, el cartel que anunciaba nuestra primera misa, un cartel de la Virgen ante el que hemos rezado durante el mes de mayo y los números que hasta ahora se han publicado del boletín parroquial HUMILITAS;  D. Carlos González, nuestro párroco, depositó el listado de los niños bautizados durante este año; un miembro del Consejo de economía colocó monedas de curso legal; los niños de la Parroquia aportaron las noticias de hoy y las que durante este año han aparecido en prensa sobre la Parroquia; D. José Delgado Herrera, el arquitecto de la obra,  depositó una copia del proyecto y, por último, el Sr. Cardenal aportó una copia del acta de la liturgia de bendición que se acababa de firmar.  Todas estas personas, y algunos voluntarios más, procedieron a arrojar la tierra necesaria para que la primera piedra y los objetos simbólicos que con ella quisimos enterrar, queden también guardados en nuestro corazón.

En diversos momentos de la ceremonia los feligreses irrumpieron en aplausos, que mostraban su alegría y la esperanza de ver pronto en pie el edificio que será Casa de Dios y lugar de oración, caridad y servicio, y propagación de la Buena Noticia.

Gracias a la generosidad y colaboración de entidades y feligreses pudimos terminar nuestra celebración con un refrigerio, que además de ayudar a sobrellevar las altas temperaturas, permitió la confraternización,  compartiendo así nuestra alegría y los deseos de comprometernos con este proyecto. Muchas personas suscribieron ese día su cuota parroquial, que permitirá conseguir los medios económicos suficientes para hacer frente a los costes de la obra y también hubo hermanos y hermanas que ofrecieron donativos con el mismo fin. En nuestras manos está que pronto podamos disfrutar del templo y contemos con los medios adecuados para desarrollar nuestra actividad pastoral.

Monseñor Asenjo preside la Eucaristía parroquial y anima a los feligreses a construir una verdadera comunidad eclesial

El domingo, día 7 de junio, se celebró una Eucaristía presidida por  D. Juan José Asenjo, Arzobispo Coadjutor de la diócesis de Sevilla. Fue una gran alegría contar con su presencia, precisamente  cuando se cumplía un año de la firma del decreto de creación de la parroquia de San Carlos Borromeo y cuando estamos tan próximos a celebrar la bendición de la primera piedra del Complejo Parroquial. Monseñor Asenjo quiso conocer a esta joven comunidad y sobre todo nos regaló a todos una reflexión oportuna y rica sobre lo que significa ser Iglesia y, especialmente, sobre las cualidades que debe reunir una comunidad parroquial.

ABC_Visita de Asenjo 07-06-09En el día de la celebración de la Santísima Trinidad se refirió nuestro Arzobispo a la expresión única de amor y unidad que significa este misterio y cómo es precisamente en el seno de la Iglesia, donde los cristianos podemos percibir, celebrar y experimentar la presencia de Dios como Padre, Hijo y Espíritu. Calificó de profundamente errónea la creencia de que se puede ser cristiano sin pertenecer a la Iglesia, y considerarla mediación innecesaria o incluso entorpecedora, afirmando que, pese a las limitaciones e imperfecciones que identifican su dimensión humana,  sin la existencia de la Iglesia,  no habría Dios. Tuvo palabras de cariño y agradecimiento para las comunidades de vida contemplativa de Sevilla, y alabó su labor de oración incansable y testimonio de santidad, en el día en que celebrábamos también la jornada “pro orantibus”.

El Arzobispo Coadjutor se refirió a las comunidades parroquiales como la expresión más cercana y esencial de Iglesia y fue desgranando las características que deberían identificar a una parroquia, y que nos animaba a construir con mucho más esfuerzo que el templo físico. En primer lugar, la parroquia debe ser una comunidad viva, dinámica, comprometida y participativa, y ello no depende exclusivamente del Párroco, sino muy especialmente de los laicos que se implican en la tarea pastoral. Insistió especialmente en la necesidad de contar con personas comprometidas en la catequesis, en la preparación de las celebraciones litúrgicas, en el voluntariado para Cáritas Parroquial,  en el acompañamiento de enfermos, en la orientación de grupos juveniles, etc. En segundo lugar, la parroquia debe ser una comunidad orante y fervorosa, espacio de encuentro y experiencia de Dios, donde tiene un papel esencial el diálogo personal y comunitario con El, facilitando las enseñanzas y prácticas necesarias para un crecimiento permanente en la dimensión de oración para los feligreses de todas las edades. Sin oración, sin vida interior, nuestros mejores proyectos terminarán en el fracaso por falta de raíces. Sólo los que están al lado del Señor perseveran hasta el final.

Otro aspecto importante para una parroquia es que debe ser una comunidad fraterna y unida, una familia cristiana que hace posible que todos sus miembros desarrollen sus diferentes carismas, aceptando e integrando las diferencias, buscando la unidad en el Espíritu. Además la parroquia debe ser un solar de caridad, encarnada en su contexto social, abierta y atenta a las necesidades de los hermanos y hermanas más cercanos y también de los más lejanos, viviendo diariamente el Evangelio y llevando su esperanza a quienes sufren la enfermedad, el paro, la marginación, la soledad, etc.  Por último, monseñor Asenjo señaló que la parroquia debe ser una comunidad apostólica,  que anuncia su Fe  como lo más importante que tiene y que arde en deseos de compartirla, de anunciar a Jesucristo sin miedo, sin vergüenza, a nuestra familia, a nuestros amigos, a nuestros vecinos… y mucho más importante, que ofrece un testimonio con sus obras y su forma de vida.

Al final  de la homilía, monseñor Asenjo tuvo unas palabras para la Virgen María,  que dijo debía ocupar un “lugar de privilegio en nuestro corazón y en nuestra vida: Ni un solo día debemos acostarnos sin haber tenido un detalle filial con la Virgen como el rezo del Ángelus, el Rosario, un avemaría,  etc.”  Finalizada la Eucaristía, monseñor Asenjo saludó  y atendió a los feligreses y manifestó su deseo de que lleguen a buen fin los proyectos de la nueva parroquia.

La Parroquia colabora con el Ayuntamiento en la clausura de los talleres

Sevilla 30-05-09. Como en años anteriores, la Delegación del Distrito Sur del Ayuntamiento de Sevilla, ha organizado un acto de clausura de los talleres ocupacionales que se han venido desarrollando a lo largo del curso.

Este acto de clausura venía desarrollándose en el solar que el Ayuntamiento de la ciudad cedió a la Archidiócesis de Sevilla, mediante escritura pública formalizada ante notario el 29 de junio de 2004 para la construcción de una parroquia. Una vez creada la parroquia, el 4 de junio de 2008, tomamos posesión de dicho solar, instalamos en él nuestro despacho parroquial, y lo hemos venido usando para determinados actos: via crucis, en cuaresma; rezo del rosario por la vida, durante el mes de mayo; etc.

rosario5

Con el espíritu de colaboración que debe caracterizarnos, en el momento de la entrega de llaves, ofrecimos al director del distrito el uso del solar para las actividades que fueran necesarias hasta tanto dieran comienzo las obras de la parroquia. Y así ha sido. Nos sentimos satisfechos de haber posibilitado que, en la tarde-noche de ayer, nuestros vecinos del distrito sur hayan podido disfrutar del uso de nuestro solar para este acontecimiento.

El Ayuntamiento se ha encargado de limpiarlo y de instalar en él una carpa que ha dado acogida a los actos festivos de clausura de los talleres. En la imagen se puede observar el estado que presentaba el solar mientras rezábamos el rosario el pasado miércoles 27.

Ahora, también necesitamos que el Ayuntamiento, a través del Distrito Sur, colabore con nosotros manteniendo la carpa en el solar hasta el día 12 de junio, día en que el Sr. Cardenal Arzobispo de Sevilla bendecirá y colocará la Primera Piedra de nuestra Parroquia. Ya hemos iniciado los contactos con los responsables del distrito para que se produzca este retraso en el desmontaje de la carpa y estamos a la espera de una respuesta, que esperamos sea favorable. Gracias anticipadamente.