MATERIAL ESCOLAR PARA EL COLEGIO IQBAL MASIH -VENEZUELA-. Tristeza y Esperanza…

2017-08-30-PHOTO-00000029

Esta es una historia triste, por las circunstancias que la originan y las consecuencias que están sufriendo millones de personas, pero con un final enternecedor que aporta ilusión a varios cientos de niños y que llena de esperanza el corazón de quienes pensamos que, con pequeñas cosas, se puede cambiar la vida de las personas y se puede colaborar en la construcción de un futuro mejor.

Todo empezó a finales del mes de junio conversando con un matrimonio asiduo a la Parroquia, miembros del Movimiento Cultural Cristiano. Me expresaban su preocupación por la situación que se vive en Venezuela. La conocen de primera mano ya que miembros del MCC viven allí como misioneros y participan de las mismas incertidumbres, miedos y carencias que el resto de la población venezolana. Concretamente, me comentaban la situación por la que atraviesan los niños de un colegio parroquial en el que trabajan estos misioneros:

“Buenos días D. Carlos, le reenvío el email de la Directora del Colegio Iqbal Masih, en el Barrio de San Félix (Ciudad Guayana, Venezuela). Es un colegio diocesano que lleva la Parroquia de San Martín de Porres del mismo Barrio. Nos contaba esta última vez que el material de los niños son los cuadernos que ellos mismos se fabrican con el reciclaje de hojas sueltas de otros cuadernos usados. No hay material, como le comentaba. El papel higiénico es un lujo allí (apenas se encuentra), tampoco para el cole.”

 A la vez que oía su relato no podía dejar de pensar que, en esos días de final de junio, cuando en nuestras familias estamos pensando en las notas de final de curso, las vacaciones y qué hacer con el material escolar sobrante (porque en nuestra mentalidad: “curso nuevo, material nuevo”), qué fácil sería hacer una campaña de recogida de material escolar para estos niños… Pero había que darse prisa, quedaba sólo una semana para que comenzaran las vacaciones de julio y teníamos que adelantarnos a la dispersión del verano.

Les pedí que nos concretaran cuáles eran las necesidades para concentrar nuestra ayuda en aquello que fuese realmente útil. La respuesta llegó inmediatamente –bendito internet-:

 MATERIALES ESCOLARES

     Por orden de prioridades

 1.- Cuadernos de una línea o de raya y cuadriculado

     Lápices de creyón (para escribir)

     Lápices de colores

     Lapiceros o bolígrafos (de tinta)

     Sacapuntas

     Borradores

     Hojas blancas y/o de colores para imprimir

2.- Juegos geométricos

      Tijeras punta roma

      Pegamento

      Libros de cuentos infantiles

3.- Fundas transparentes para archivar o proteger las hojas

      Marcadores acrílicos para pizarras

      Libros de texto por grados o con actividades de matemáticas.

 Y/O lo que vean importante.

 Muchas gracias y que nuestro Dios les bendiga siempre. Los niños les estarán agradecidos.

A la salida de las misas del domingo 25 de junio entregamos una hoja de papel en la que proponíamos a los feligreses, especialmente los niños, que aportaran material escolar según las prioridades transmitidas desde el mismo colegio. En diez días, el resultado desbordó todas las expectativas: 500 cuadernos, 750 lápices, 900 lápices de colores, 900 bolígrafos, 250 sacapuntas, 600 gomas de borrar, 60 juegos de reglas y compases, 50 tijeras, 25 envases de pegamento, 500 libros de lectura, más de 300 libros de grado con actividades, 900 fundas transparentes, además de puzles, carpetas y otros materiales varios, entre los que se incluyó pasta de dientes, papel higiénico y algunas medicinas…

Todo este material hizo disfrutar sobremanera a un grupo de jóvenes de la parroquia, que durante varias tardes organizaron todo el material y lo empaquetaron en 20 cajas para su envío, por mensajería, a su destino en Venezuela.

2017-07-12_4 2017-07-12_2

2017-07-12_3

Éste era otro reto. Sólo había una empresa que, dadas las circunstancias políticas del país, garantizase la entrega en el destino. El envío se haría a razón de dos cajas por semana para no “levantar sospecha”. Aún así, nos quedaba la duda de que la ayuda llegase, pero había que intentarlo.

 

2017-08-30-PHOTO-000000292017-08-30-PHOTO-00000030

Las buenas noticias no tardaron el llegar. El 15 de agosto ya teníamos noticias de que “las cajas van llegando”, gracias a Dios. El 30 de agosto, el sacerdote de la parroquia nos enviaba estas fotografías dando las gracias y deseándonos que “Dios les bendiga”. El martes 5 de septiembre, otro mensaje de la directora del colegio: “Muchas gracias por los materiales escolares, les estamos muy agradecidos”.

2017-09-05-PHOTO-00000041

 

La situación es inimaginable en un país rico como Venezuela. La foto de una mujer dando a luz en el suelo del hospital habla por sí sola…

 

 

 

2017-09-10-PHOTO-00000047

 

La última noticia que tenemos es del domingo 10 de septiembre, cuando recibimos un nuevo mensaje con fotos de las cajas recién llegadas.

 

¡Que Dios nos ayude a todos, especialmente, a los más pobres!