El Consejo parroquial de Economía aprobó el Presupuesto para 2023

El pasado 21 de diciembre, el Consejo parroquial de Economía aprobó el presupuesto para el ejercicio 2023. A continuación, vamos a exponer el marco en el que se desarrollará la economía parroquial en el próximo año.

Para la economía parroquial, el año 2023 se presenta como el primer año en que no se prevé ninguna compra de material ya que, con los roperos de la sacristía, incluidos en los presupuestos de 2021 y 2022, concluyó el equipamiento necesario de nuestro complejo parroquial.

Por el contrario, sí que aumentarán un poco los gastos de funcionamiento debido al incremento de precios de los suministros, los mantenimientos y, sobre todo, las tareas de pintura y conservación a los que hay que ir sometiendo el edificio después de once años de funcionamiento.

Como siempre, nuestro mayor capítulo de gastos corresponde a la amortización del préstamo y los intereses financieros. En 2022 hemos hecho un gran esfuerzo en la amortización del préstamo. Iniciamos el año con un capital pendiente de 1.024.876,62 € y hemos terminado con 832.829,25 € pendientes de amortización. Hemos amortizado 192.047,37 € y pagado un total de 16.640,37 € en concepto de intereses.

Nuestro préstamo tiene un tipo de interés de Euríbor + 1,75 y será actualizado el 10 de febrero de 2023, pasando de 1,75% actual a no menos de 5% según las previsiones. Esto supone que el capítulo intereses financieros nos subirá un 123%, pasando de 16.609,46 € en 2022 a 37.125,77 € en 2023. Aun así, debido a nuestra austeridad en el gasto, estimamos que podremos amortizar anticipadamente algo más de 20.000 €, con lo que nuestro capítulo de amortización de préstamo y gastos financieros ascenderá a más de 156.000 €, alcanzando casi el 58% de nuestro presupuesto anual.

 Nada de lo anterior impide que atendamos generosamente a la Comunicación de bienes mediante nuestra aportación a Cáritas, Misiones, Manos Unidas, Seminarios, Conventos de Clausura, Fondo Común Diocesano. A este concepto se destinará el 28% de nuestros recursos.

Hay un capítulo de gastos no cuantificado en el presupuesto que no podemos dejar de mencionar: los trabajos de limpieza, mantenimiento y administración. Suponen, aproximadamente, un total de 900 horas de trabajo anuales, que de manera voluntaria desempeñan hombres y mujeres de la parroquia.

Todo este presupuesto de gastos se sostiene sobre tres fuentes principales de ingresos: los servicios parroquiales, la aportación de los fieles y la gestión del inmueble.

Las tasas de despacho parroquial (partidas de bautismo, expedientes matrimoniales, etc.), los donativos voluntarios con motivo de los sacramentos (bautizos, bodas, exequias), los estipendios de misas y los ingresos del columbario alcanzarán, según la estimación, el 8,5% del total de ingresos.

La gestión del inmueble (uso de salones para actos no pastorales, el uso de la vivienda por parte del párroco y el uso del garaje) supondrán unos 20.000 €, el 7,5% del total de ingresos.

Sin duda, el capítulo ingresos más importante es la aportación de los fieles a través de las colectas dominicales, los donativos y la suscripción de cuotas parroquiales. Esto supondrá casi el 85% de los ingresos. Aun así, para este año 2023, que se presenta complicado por la crisis económica, estimamos que se producirá un descenso en las aportaciones.

Esperamos que el rigor presupuestario con el que trabajamos y la labor constante de transparencia en materia económica sirvan para continuar contando con la confianza de los fieles de la parroquia. Hasta ahora nunca han fallado, al contrario, su generosidad ha superado siempre nuestras previsiones. Seguiremos trabajando cada día para mantener viva esta confianza y seguimos elevando súplicas al Padre por nuestro bienhechores vivos y difuntos.

Si lo desea puede hacer su donativo mediante: