Columbario

Captura

tripticoCOLUMBARIO.indd

Origen de los columbarios

El significado originario de la palabra Columbarium es “palomar”.

«Los romanos habían hecho de la educación de los pichones una especulación ventajosa, y construyeron para este objeto edificios concebidos, ejecutados y sostenidos con un cuidado especial.

Los palomares eran ordinariamente de forma redonda, cubiertos por una cúpula, aireados por ventanas guarnecidas de enrejados, que no tenían otra abertura practicable que una pequeña puerta. La parte interior de las paredes, desde el suelo hasta la bóveda, estaba cubierta de un gran número de nichos redondos, de tres palmos de diámetro, que se designaba también bajo el nombre de columbaria.

A esta disposición, reproducida en construcciones cuyo destino era muy diferente, se ha hecho dar el nombre de columbarium a los nichos destinados a contener las urnas cinerarias en los sepulcros de familia.»

Enciclopedia moderna, Francisco de P. Mellado, 1864.

Una respuesta social

Actualmente, Sevilla y Málaga son las provincias españolas en las que más incineraciones se realizan, sometiendo a la cremación al 70% de los fallecidos.

Esta nueva práctica requiere de nuevos espacios en los que reposen con dignidad los restos de nuestros familiares difuntos.

columbario2

Una atención pastoral

«La Iglesia, a la luz plenificadora de la Revelación y la experiencia salvífica de Cristo Resucitado, pone de manifiesto en la atención pastoral a la hora de la muerte su firme esperanza en la resurrección de la carne y en la vida eterna.»

Un destino digno

«A la Iglesia no puede serle indiferente el destino de los restos mortales de aquellos que están llamados a participar un día de la gloria y la vida verdadera en Dios.»

Memoria e identidad

«Para un cristiano, memoria e identidad son inseparables. Cada persona, su existencia, es un absoluto que reclama un lugar con nombre y fecha propios. Borrar las huellas del prójimo es declararlos inexistentes.»

Lugar sagrado

«Conviene que los restos de nuestros seres queridos sean depositados en un lugar propio y sagrado, perviviendo la cercanía con ellos, y donde sea posible expresar un amor que nace de la gratitud y la esperanza.»

Respeto y veneración

«Los columbarios deben ser entendidos como extensión de los cementerios cristianos, donde el respeto y la veneración a los que nos han precedido forman parte de nuestra forma de entender el misterio de la muerte y la resurrección.»

Comunión de bienes

Los ingresos que obtenga la Parroquia por este concepto se destinarán a amortizar el préstamo bancario con el que se ha financiado la construcción del complejo parroquial.

Así, este nuevo servicio pastoral, también se convierte en un modo de ayudar a la Iglesia en sus necesidades y de expresar la comunión cristiana de bienes.

En Parroquia San Carlos Borromeo, atendiendo a las necesidades pastorales manifestadas en el Reglamento Diocesano de Columbarios, hemos promovido el establecimiento de un Columbario, denominado “Columbario Parroquial San Carlos Borromeo “, en la planta sótano, justo debajo de la Capilla Penitencial.

Este Columbario, que goza de la consideración de lugar sagrado (c. 1205ss CIC), tendrá como único fin el depósito de restos cremados humanos previa solicitud formal de la concesión del derecho funerario por algún familiar o allegado de la persona difunta, y aceptación de las condiciones fijadas en el Reglamento Diocesano de Columbarios de la Archidiócesis de Sevilla y de las normas de funcionamiento del Columbario Parroquial.

columbario3

Modalidades de depósitos

  1. En lóculi familiar. Se trata de lóculis con capacidad para 6 urnas, cuyo derecho funerario es exclusivo de un único titular.
  2. En lóculi compartido. Se trata de lóculis con capacidad para 4 ó 10 urnas individuales (8 ó 20, según el tamaño de las mismas) y cada urna pertenecerá a un titular de derecho funerario distinto.
  3. En Depósito comunitario. Se trata de un recipiente de grandes dimensiones en el que se vierten las cenizas de los difuntos, pero sin la urna cineraria.

Para más información, solicite en el Despacho parroquial las «Normas de Funcionamiento del Columbario Parroquial» o envíe un correo.

Documentos de interés

Instrucción Ad resurgendum cum Christo acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación. Congregación para la Doctrina de la Fe.