Bautismo

bautismo

«La iniciación cristiana se realiza mediante los sacramentos que ponen los fundamentos de la vida cristiana: los fieles, renacidos en el Bautismo, se fortalecen con la Confirmación, y son alimentados en la Eucaristía.»

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 251

El Bautismo es el sacramento de la fe

Es el sacramento con el que los hombres, iluminados por el Espíritu Santo, responden al anuncio del Evangelio de Cristo. Por eso, la Iglesia considera tarea suya reavivar en los catecúmenos, en los padres y en los padrinos de los niños una fe activa. A ello se ordena el catecumenado, la preparación de los padres y de los padrinos (cursillos prebautismales), la celebración de la Palabra de Dios y la profesión de fe en el rito bautismal. El cirio que se enciende del gran cirio pascual significa que Cristo ha iluminado a quien ha sido bautizado. Los creyentes, por su fe, son “la luz del mundo” (Mt 5,14).

El Bautismo, Muerte y Resurrección con Cristo

El Bautismo recuerda y actualiza el Misterio Pascual de Cristo, es decir, su Muerte y Resurrección, y hace pasar a los hombres de la muerte del pecado a la vida de la gracia. El bautizado muere con Cristo y resucita con Él. La pila bautismal es el sepulcro donde es sepultado el hombre viejo y de donde surge el hombre nuevo.

Transformación en el Espíritu

En el Bautismo, los cristianos son transformados por el Espíritu Santo en nuevas criaturas, y reciben el perdón de todos los pecados: el original y los pecados personales. La vestidura blanca es signo de la dignidad del cristiano y de la transformación interior producida por el Espíritu.

Vida nueva y filiación divina

Los cristianos reciben por el Bautismo la vida nueva que procede de Cristo: son partícipes de la naturaleza divina y son hechos hijos de Dios. Por eso, el Bautismo se llama “nuevo nacimiento” y es una transformación real del bautizado donde adquiere una nueva identidad: la cristiana. Esto se expresa con la imposición de un nombre cristiano y el rezo del Padrenuestro durante el rito del Bautismo.

Incorporación al Cuerpo de Cristo y edificación de la Iglesia

El Bautismo, además de unirle a Cristo, incorpora al bautizado al Cuerpo de Cristo que es la Iglesia. El Bautismo es la puerta por la que se entra en la Iglesia y es el vínculo de la unidad de todos los cristianos. La Iglesia celebra el Bautismo, pero el Bautismo hace y construye a la Iglesia. En el Bautismo, está implicada toda la comunidad (párroco, catequistas, padrinos) aunque, a veces, esté representada sólo por los amigos e invitados.


La comunidad cristiana – pueblo de Dios

  • Es un deber de toda la comunidad cristiana la preparación y celebración del Bautismo y la formación cristiana del bautizado.
  • Es responsable solidaria del crecimiento de la Iglesia. Es misión de todos comunicar la vida de Cristo a los nuevos miembros y ayudarles a alcanzar la madurez y plenitud de esa vida.
  • El niño tiene derecho al amor y la solicitud de la comunidad cristiana, tanto antes como después de la celebración del sacramento.

Los padres

  • Es muy importante que los padres se preparen a una celebración consciente del Bautismo de sus hijos recurriendo a los medios apropiados.
  • Los padres comunicarán con la debida antelación a la Parroquia la intención de bautizar a su hijo, incluso antes del nacimiento, para que la celebración pueda prepararse adecuadamente.
  • Deben comprometerse a educar a su hijo en la fe y garantizar esa misma educación.
  • Impondrán al niño un nombre que no desdiga de su condición de cristiano.
  • Elegirán a los padrinos adecuados para sus hijos.

Los padrinos

  • Cada niño que se bautiza ha de tener al menos un padrino o madrina que contribuirá a la perseverancia en la fe y en la vida cristiana del bautizado.
  • El padrino o madrina ha de tener la madurez necesaria para cumplir su misión de ser educador en la fe.
  • El padrino o madrina debe haber recibido los tres sacramentos de la iniciación cristiana. Bautismo, Confirmación y Eucaristía (lo cual acreditará mediante presentación de su Partida de Bautismo) y no estar afectado por ninguna pena canónica (c.874 CIC).

¿Qué deben hacer los padres para bautizar a su hijo?

  1. Acudir a la Parroquia y expresar al párroco el deseo de bautizar a su hijo.
  2. Acordar la fecha de los cursillos prebautismales y participar en ellos.
  3. Aportar la siguiente documentación:
    • Permiso de su párroco, en el caso de que los padres no residan en esta parroquia
    • Solicitud de Bautismo debidamente cumplimentada y firmada por los padres y los padrinos
    • Fotocopia del DNI de los padres
    • Partida literal de nacimiento del niño que se ha de bautizar (Registro Civil)
    • Partidas de Bautismo de los padrinos
    • Certificado de haber asistido al cursillo prebautismal, en el caso de haberlo recibido en otra parroquia.
  4. Acordar la fecha para la celebración del Bautismo.