La celebración de la Pascua del Enfermo comenzó en la Parroquia administrando la Unción a veintisiete hermanos

Imposición manos

Durante la celebración de la Eucaristía hemos tenido un recuerdo y una oración para el mundo de la salud y la enfermedad, para los enfermos, sus familias y los profesionales de la salud. En ella recordamos a todos los que trabajan y viven junto al dolor y el sufrimiento poniendo esperanza a la vida.

El lema para este año ha sido “Pastoral de la salud y ecología integral”. Con él, se nos invita a centrarnos en la Prevención de la enfermedad, a raíz de la llamada que el Papa Francisco nos hace en la Encíclica Laudato Si, alertando de los riesgos que el deterioro del medio ambiente tiene para la salud; así como los beneficios sanitarios que produce un cuidado del mismo.

Uncion_manosHa sido una celebración muy familiar, preparada con todo esmero por los miembros del Equipo de Pastoral de la Salud, que han animado a participar en ella a las personas a las que visitan semanalmente. Unos han venido por su propio pie, a otros los han traídos sus acompañantes habituales y otros han sido acompañados por los propios miembros del Equipo. Los enfermos han participado en la liturgia de la palabra y en la oración de los fieles. Tampoco ha faltado la felicitación a Isabel, una hermana que acaba de cumplir 100 años.

Uncion_frenteleyendo

Finalizada la celebración de la Eucaristía compartimos un ágape en el que no faltaron los alimentos saludables ni las muestras de agradecimiento de enfermos y familiares. Sin duda, es más lo que recibimos que lo que damos.

agape